Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
21 Dec
I. Dios creó a los ángeles PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Mario Zambrano   
Viernes 28 de Septiembre de 2012 14:40

Los ángeles en la fe de la Iglesia

¿Existen los ángeles? 

En 1891, el Cardenal Newman escribía: "el defecto de una edad educada y culta como la nuestra [...] es pensar con ligereza en los ángeles o no pensar en ellos en absoluto. Este es el peligro de muchas iniciativas intelectuales hoy imperan: permanecer en las cosas visibles y olvidar las que no vemos" (1).

Hoy, igual que en tiempos pasados se habla sobre los ángeles. Pero vayamos con cuidado porque habrá quienes quieran pasar por enseñanza de la Iglesia lo que no es de fe (2). Así, tendremos que ir paso a paso en la construcción de una catequesis sobre los ángeles fundamentada en la Escritura, la Tradición y en las afirmaciones que nos proporciona la Teología.

 

Cuestión de fe

Es de fe la existencia de los ángeles (Catecismo de la Iglesia Católica [CEC], 328). Se encuentran presentes a lo largo de la Historia de la Salvación narrada en la Sagrada Escritura y es unánime el sentir de la Tradición. Sin embargo, ya en tiempos de Jesús se negaba su existencia (Hch 23,8). Todo positivismo científico o materialismo peca de un cierto deje de saduceo: incapacidad para percibir las realidades espirituales. 

 

Creados por Dios

En el libro de Job (38,7) se dice que Dios creó a los ángeles antes que a los hombres. En efecto, según afirma el Credo, al crear los cielos, no nos referimos a la bóveda celeste sino a los seres invisibles para nosotros, que están especialmente cerca de Él y le alaban incesantemente (CEC, 326).

 

Invisibles

No tienen cuerpo. Son seres espirituales: "no existe en su ser ningún tipo de materia sutil, ni nada semejante a la materia, sino que se trata de una existencia de carácter íntegramente espiritual" (3). Esta afirmación conlleva sostener que los ángeles se encuentran con Dios y dejan sentir su actividad en la tierra. Al ser espirituales, expresan mejor la semejanza con Él y por tanto están más cerca de Él (4).

 

Su actividad

Existen pero no están aquí o allí. Un ángel no tiene cuerpo y por lo mismo no "está" en un lugar específico. Se dice que un ser espiritual está en un sitio cuando actúa en ese sitio. Pero en realidad no está allí sino está actuando allí.

 

Seres personales

Están dotados de inteligencia y voluntad y por tanto son seres personales (5). Son seres únicos e irrepetibles. Cada uno agota toda su forma. Esto quiere decir lo siguiente: entre los hombres la forma es la misma (forma humana) pero lo que individua a cada ser es su cuerpo. Como los ángeles no tienen cuerpo, cada uno debe tener una forma distinta para distinguirse de otro.

 

Notas:

1. Parochial and Plain Sermons II, John Henry Newman

2. Catequesis de Juan Pablo II, 9 de julio 1986, 2

3. Svmma daemoniaca, José Antonio Fortea

4. Catequesis de Juan Pablo II, 9 de julio 1986, 5

5. Humani Generis, 20