Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
21 Oct
Betel, primer santuario israelita PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Raúl Sánchez K.   
Viernes 13 de Julio de 2012 14:58

Geografía Bíblica

La primera lectura de este domingo, del libro del profeta Amós, narra que Amasías, sacerdote de Betel, conminó al profeta a que se fuera a Judá y no volviera a profetizar en Betel.

 

Primer santuario 

Bet-El, hebreo bet-'el, Casa de Dios, fue el primer santuario de Palestina dedicado a Yahvéh (cf Gn 12,8; 13,3ss). Se situaba este santuario -y la ciudad contigua de la Antigüedad- a 18 km. al norte de Jerusalén, en el camino a Siquem, antigua ciudad cananea.

 

Origen

El origen de Betel se remonta como mínimo a la Edad del Bronce Medio (2100 a.C.). En documentos egipcios aparece ya con el nombre de Luz. La Biblia recuerda esta denominación en Jos 18,13.

En ese santuario se veneraba un dios Bet-El (Jer 48,13), y había allí un árbol sagrado, la encina del llanto (Gn 35,8). Los israelitas tomaron el santuario e introdujeron allí el culto a Yahvéh. Abraham elevó un altar.

Fue también el lugar del sueño de Jacob y donde Dios le renovó las promesas hechas a Abraham (cf Gn 25,1-16; Jc 2,1;20,26;21,2-4; 1Sam 13-16).

En tiempos de los Patriarcas (hacia 1700 a.C.) la comarca estaba poco poblada, y Betel figura unas veces como ciudad y otras como santuario. Entre Betel y Ay, ciudad a poco más de un km. de Betel, (ver Gn 12,8ss), Abraham se separó de Lot (Gn 13,1ss).

Jacob erigió en Betel un altar, una estela y la ungió (Gn 35,1). El primer libro de Samuel da fe de una peregrinación a Betel y Amós 4,4 habla de un diezmo.

 

Ruptura 

Tras la división del reino de Israel en norte y sur (Judá quedó al sur e Israel al norte), Jeroboam I, rey cismático del Norte, colocó en Betel un becerro de oro, queriendo resucitar el prestigio de los viejos santuarios del Norte.

Siendo rey de Israel Jeroboam II, predicó ahí Amós, que tuvo mala acogida y fue expulsado (Am 7,10-17; ver primera lectura de este domingo).

Hacia el 721 a.C. la ciudad de Betel y el santuario cayeron en manos de los asirios. Se repobló el lugar con gente traída de otras partes del imperio, aunque continuó el culto yahvista (cf 2Re 17,25ss). Judá, aprovechando la debilidad asiria, reconquistó una parte del antiguo reino de Israel y entre otras zonas ocupó Betel.

 

Invasiones

En el siglo VI a.C., sucesivas invasiones babilónicas diezmaron el territorio judío. Parece que Betel se libró de la destrucción total.

En tiempo de los Macabeos, Betel fue fortificada por los griegos. Al hacerlo, Báquides pretendía hostigar a los sublevados judíos y hacerlos entrar de nuevo bajo el dominio de Demetrio I Sóter, de la dinastía seleúcida (1Mac 9,50). El nombre de la actual localidad de Betel es Baytin.