Breaking News:
RSS
Tools
NOTIDIÓCESIS
20 Oct
¿Quiénes conforman un tribunal eclesiástico? PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Administrator   
Viernes 02 de Marzo de 2012 10:41

Nota introductoria

En el pasado mes de noviembre, fueron bendecidas las instalaciones donde despacha actualmente el Tribunal Eclesiástico de la arquidiócesis de Chihuahua, cuyo vicario judicial es Mons. Juan Manuel Sifuentes Ferreiro. Por este motivo se publicaron algunas cuestiones que se tratan en el mismo y las personas que ejercen su servicio pastoral en el tribunal. Ahora publicamos las funciones de aquellas personas, por ello agradecemos al P. Ulises Ramírez López, chihuahuense y presbítero de la diócesis maronita de México, su colaboración con este artículo, el autor es licenciado en derecho canónico por la Pontificia Universidad de la Santa Cruz de Roma.

 

Administrar la justicia

Para el mejor funcionamiento en la administración de la justicia, en un tribunal eclesiástico las funciones se distribuyen bajo la responsabilidad de distintos ministros los cuales desempeñan una función específica.

A quién compete administrar la justicia en una diócesis es al mismo obispo diocesano. Éste puede delegar su poder judicial a un presbítero que sea docto y versado en jurisprudencia. Así como el poder ejecutivo es delegado en el Vicario general, el poder judicial es delegado en el Vicario judicial.

 

Vicario Judicial

El Vicario judicial, por ejercer su función con el poder delegado del obispo diocesano, es quien encabeza el Tribunal eclesiástico. Es su responsabilidad dar cuenta del estado y actividad del tribunal diocesano al obispo, además de tener la libertad de dictar sentencia, salvo las causas que el obispo mismo se reserve a su persona. Evidentemente por ser quien encabeza el Tribunal diocesano y por ser quien administra la justicia en la diócesis, es la autoridad en el tribunal, quien coordina el trabajo judicial y quien al fin y al cabo es el último responsable del trabajo en el Tribunal.

 

Vicarios Adjuntos

Al Vicario judicial se le pueden designar ayudantes, denominados vicarios judiciales adjuntos o viceoficiales, estos tienen la obligación de actuar bajo la dirección del Vicario judicial.

 

Jueces

Además del Vicario judicial y los vicarios adjuntos, desempeñan la función de administrar la justicia los jueces del tribunal. Conforme a derecho deben ser doctores en Derecho o al menos licenciados en Derecho. Bien puede suceder que por otras razones, se vea necesario que algunos presbíteros obtengan del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica la dispensa del título académico. Un dato interesante es que, los laicos también pueden cooperar en la impartición de la justicia en calidad de jueces, según lo establezca la Conferencia Episcopal del lugar. Evidentemente, estos deberán también cumplir con el requisito del título académico. El Vicario judicial, los vicarios adjuntos y los demás jueces deben ser nombrados por un tiempo determinado.

 

Colegio

Dentro del equipo de jueces, que para juzgar causas de nulidad matrimonial, entre otras, han de conformar un Colegio, existen otras funciones. El Colegio es presidido por el Juez Presidente, el cual, en resumen, modera el colegio. Luego el Juez Ponente o Relator, quien redacta la sentencia. En la práctica de algunos tribunales al tercer juez del Colegio, numero mínimo para conformar un colegio, se le nombra juez instructor o auditor, y tiene como función el desahogo de pruebas y verificar que el proceso se realice conforme a Derecho.

El Juez Presidente puede nombrar a un auditor para que recoja las pruebas y las presente a los jueces. El presidente del colegio puede elegirlo de entre los jueces o alguna persona idónea aprobada por el Obispo. También se encuentra la figura del asesor que con su consejo puede ayudar al juez único.

 

Promotor de Justicia y Defensor del Vínculo

El Promotor de Justicia es el encargado de tutelar el bien público de la Iglesia, de ahí que el Derecho mande que en cada diócesis se constituya a un Promotor de justicia para los procesos contenciosos o para los procesos penales.

En las causas de nulidad matrimonial, la figura que vela por el bien público es el Defensor del Vinculo Sagrado (lo mismo para las causas de nulidad del sacramento del orden), quien ha de defender y sostener (allí donde así lo sea) la validez del matrimonio.

 

Notarios

El canciller del tribunal y los demás notarios, tienen como función el dar fe pública de los actos, de tal suerte que en todo proceso debe intervenir un notario o actuario, de no ser así las actas del proceso son nulas si no van firmadas por él. Por su lado el canciller del tribunal, que es por eso mismo notario de los actos judiciales, le corresponde cuidar que, según lo mandado por el juez los actos del tribunal se redacten y expidan correctamente y se custodien en el archivo, entre otras funciones.